Gaztebizz.eus utiliza cookies propias y de terceros para mejorar el servicio y obtener información estadística sobre los hábitos de navegación. Si continua navegando, se considera que acepta su uso. Para más información, consulte el apartado Cookies

Logo de la Diputación

Bizkaiko Foru Aldundia - Diputación Foral de Bizkaia

GazteBizz

Logo GaztebizzTB

Estás en:

GaztebizzTB

  Zuentzat

Zuentzat

La belleza masculina en la Historia

El ideal de la belleza masculina.

El concepto de belleza masculina a lo largo de la historia
El ideal de belleza masculino no ha variado tanto como el de la mujer a lo largo de la historia. Durante prácticamente 25 siglos se ha impuesto el canon griego, que resalta la perfección y la juventud, con pequeñas variaciones a lo largo del tiempo.
En la Antigua Grecia se adoptó la figura deportiva como ideal de perfección física. Se atribuía a los atletas cualidades como el equilibrio, la voluntad y la belleza, cualidades que compartían con los Dioses del Olimpo nada menos.
Durante el Imperio Romano se mantuvo este canon. Así, el romano ideal era alto, musculoso, de largas piernas y con pelo grueso en el pecho, frente alta y amplia (que consideraban un signo de inteligencia), ojos grandes, nariz fuerte y recta, boca pequeña y mandíbula prominente.
En la Edad Media el hombre siguió siendo idealizado como guerrero, con un cuerpo alto y vigoroso, de pecho y hombros anchos. Pero al “guapo ideal” le creció la melena, con la que demostraba mayor fuerza y virilidad.
En el Renacimiento triunfan los imberbes de cuerpos armónicos y proporcionados. Con una melena cuidada y cejas pobladas y marcadas, muy tipo el David de Miguel Ángel.
Durante el Barroco cambió la cosa: el canon de belleza masculina engordó, y se ocultó tras capas de suntuosas telas y caros ropajes, pelucas, maquillajes para palidecer la piel, mejillas coloreadas con carmín, bocas con falsos lunares y mucho perfume, pañuelos, puntillas y abanicos.
Y como ya sabes, hoy en día el ideal vuelve a ser el que proponían los griegos, cuando menos en lo básico: una estatura superior a la media, cabello abundante, pómulos prominentes, espalda ancha y piernas largas y deportivas.
Pero no hay que olvidar que estos prototipos de belleza son sólo eso, prototipos, que distorsionan la realidad, y que están muy lejos de la rica y dispar realidad de los cuerpos humanos.

Transcripción
 

MÁS CANALES DE GAZTEBIZZTB

INFORMACIÓN

Life Style

La belleza masculina en la Historia

 

El ideal de la belleza masculina.

Código del vídeo

Ratio: 3/5 estrellas (44579 votos)

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Todavía no hay comentarios. Haz tú el primero.
 
 
www.gaztebizz.eus
94 406 80 00
Logotipo de Gaztebizz

Conforme a


© 2019 - Gaztebizz